Hoy era un día para poder hacer jugar a todos ya que jugábamos en casa contra el último clasificado, además venían con S14 y nuestros alevines iban a poder jugar bastante.
La mayoría de los jugadores ha llegado tarde y su ritmo era el de unos jugadores que están ahí para pasar un trance necesario pero banal, vamos que se lo creían y mucho. Hemos tenido que sacar la mala leche para que despertaran, ya que no hay partidos de rugby fáciles y cuesta hacerles entrar en la cabeza que el ritmo y la tensión lo ponen ellos, tiene que salir de su interior. Además, los jugadores del Hospi que habían por allí, no eran del B, así que les preparamos para lo peor, y la verdad, los chavales están aprendiendo a cambiar el chip cada vez más rápido.
Fruto de eso fué la primera marca, presión sobre el chute de inicio, recuperación de balón, dos, tres fases de lado a lado y vuelta y marca en un lateral. Se me pasó por la cabeza la idea fugaz de que quizás, nos habíamos pasado de motivación, pero no, la salida de ellos, cómo disputaban los rucks y lo agresivos que eran algunos en los placajes, no dejaban lugar a dudas, había jugadores del primer equipo. Después se supo que eran 8.
Nos consiguen meter en nuestra 22, y aguantamos serios, se está conformando una delantera que le gusta la lucha y no se esconde. Después de sufrir un rato, recuperamos balón, chute del 10 que está cogiendo confianza, y a su campo. Posesión y marca. La tercera marca es digna de mención porque se consigue mediante la presión defensiva y gracias a ello el balón va para atrás, atrás y al final se cae, momento que uno de los nuestros gana la posesión y se va a marca. Eso es ganar metros sin tener la posesión!
A la media parte 22-0, y ellos sacan los refuerzos que se habían guardado. Pero no consiguen entrar, y pocas veces llegan a nustro campo, en cambio, nosotros cuando llegamos dentro de su 22, salimos con puntos. Lástima que el árbitro diera como válida su marca porque pocas veces he visto un placaje tan contundente y de libro sobre un jugador que se tira a marca y se le saca con claridad del campo antes de que pose. Segunda parte 19-5. Total 41-5.
Ante la situación provocada por el Hospi y con el objetivo puesto en quedar segundos a la espera de que el Sant Cugat tropiece, no se ha podido hacer jugar a todos. Afortunadamente los alevines han podido jugar un partido. Gracias a Pol y Jofre por su paciencia. Ahora viene Semana sSanta y amistosos para que tengan minutos aquellos que más les cuesta pillar el ritmo. Seguimos trabajando y nos vemos el martes a las 17!

Diego de Orbaneja