Este partido empezó en septiembre, cuando empezó la temporada y se ha sido gestando derrota tras derrota, victoria tras victoria, entreno tras entreno. Siempre hablábamos con Leo y Agus la poca transferencia de todo lo entrenado técnicamente a los partidos. Hasta el día de hoy estábamos contentos porque en lo que si habían madurado, era en lo mental: de un equipo que a la primera dificultad se hundía, poco a poco, se ha ido consiguiendo que superaran las dificultades y siguieran para adelante. La semana pasada en Badalona fué la prueba de ello, de un 7-0 a un 7-81. Pero hoy, era otra historia, una semifinal, en casa,eso si, por un golpe de suerte que perjudicó al Gótics. Podrían con la presión real de un partido a cara de perro?
He llegado a las 10.10, siempre tarde para no perder la costumbre. Pero no he tenido que gritar: campo puesto, todos, o casi todos, hay uno que llega más tarde que yo, en el vestuario, cambiándose. Hasta hace poco menos de un mes, se quedaban parados al llegar al campo esperando una orden, ahora llegan y cada uno hace su especialidad. Estos pequeños pero grandes gestos, serían suficientes, la madurez necesaria para afrontar un partido asi?
En el aula, silencio, no ha habido que pedir silencio. Un invitado de lujo, de los cuatro convocados, el más serio, después de los entrenadores, ha hablado de mirarse al espejo después del partido, pero sobretodo de una época especial que echa de menos: jugar con los amigos, los que aprendieron con él. Eso no tiene precio-ha dicho-valorarlo, porque dura poco.
Calentamiento, serio, concentrado, mucha comunicación y muchos nervios, alguna lágrima. Pero, estaban. Vuelta al vestuario, camisetas, palabras de otros dos invitados de lujo y al campo…
A partir de aquí, ha sido una sinfonía en defensa porque los pocos errores que ha habido, enseguida lo tapaba un compañero. Rucks rallando la pefección, presión a la salida del balón asfixiante, barrido de la linea en defensa perfecto, y su posesión siempre o casi siempre hacia atrás, presión, presión y presión. De ahí, de un balón recuperado de un avance de ellos y apertura rápida hasta el ala, ha llegado la primera marca del Tarragona, bajo palos. 7-0. Ellos probando y probando a entrar y nosotros, sacándolos una y otra vez de nuestro campo, sin errores, serios y comunicándonos. Así ha llegado el final de la primera parte.
Resaltar la defensa, decir que sus centros con presión no sabían que hacer con el balón. Cuidado con el 8,10 y 15, y que ahora iban a salir a hacernos una marca, pero nosotros-dije-les vamos a hacer tres!!! Si o no? Pregunté gritando. Siiii- contestaron tan serios que me lo creí.
Mismo patrón de juego, ellos salen en tromba, nos meten en nuestra 22 y volvemos a salir de allí por error suyo, adelantado, golpe, o porque les robamos el balón en los rucks, donde dominábamos de una manera clamorosa. Y en esas circunstancias cada vez que avanzábamos metros manteniendo la posesión, a la tercera o cuarta fase, si el balón llegaba a los alas, era marca. Y así, los chavales han cumplido con lo dicho, tres errores de defensa del Gótics, tres marcas en los extremos.15-0.
El resultado no muestra el rival poderoso que hemos tenido delante, pero es que los nuestros han hecho una defensa de un nivel muy alto. El Gótics ha cometido cuatro fallos no importantes, pero los nuestros hoy tenían un hambre de balón impresionante y han sacado petróleo de donde no lo había.
Veinticuatro jugadores, uno de viaje y dos alevines que jugaron ayer y decidieron no venir. Un lujo. El tesoro que tiene este grupo es su constancia, es que no hay estrellas, es que sacan adelante los partidos entre todos. Y su debilidad, la poca transferencia de lo entrenado a los partidos, hoy se ha convertido en su fortaleza: bajo presión lo han sacado casi todo: comunicación, rucks, placajes, colocación, buenas decisiones. En resumidas cuentas, el patito feo se está convirtiendo en cisne a ojos vista.
Mención especial a Jofre y a Andreu, por su esfuerzo que no ha tenido recompensa. Andreu, gracias, sigue trabajando que caerá, antes o después, tienes inteligencia y espíritu de superación, pero te falta cuerpo. Jofre, lo que se te ha visto entrenando esta semana, habla mucho de tí, pero hoy el equipo te ha tenido que sacrificar. Aunque te duela, no lo dejes y entrena como la semana pasada y te harás el hueco en breve.

Diego Orbaneja