Els Voltors S16 jugaven ahir dissabte 14 de maig, a casa, la segona jornada de la Copa Catalana. Els tocà de contrincant l’equip de Rugby Club Hospitalet i, malgrat, les bones sensacions obtingudes arran de la victòria contra RC Cornellà la setmana passada, els Voltors van patir una dura derrota. Ens ho explica a la seva crònica Diego de Orbaneja:

“Hoy tocaba jugar contra uno de los ogros de la categoría. Tercero de primera y con dos equipos, uno en Primera, otro en Segunda, se adivinaba un partido interesante para aprender. Pero en Tarragona aún falta mentalidad de rugby. Al acabar la liga los entrenos han bajado mucho y el ritmo que se había conseguido, está empezando a remitir. La Copa Catalana era un intento de seguir subiendo ritmo y concentración y los jugadores y a esta edad, los padres, se han relajado. La semana pasada los de Cornellá eran grandes pero no tenían ritmo. Hoy era diferente, un equipo cuajado en Primera que era todo un reto.
Se que es injusto, porque sólo ha faltado a este partido, pero ser capitán es lo que tiene, hay que estar. Eso y Hospitalet, creo que ya no se han despertado igual. Se han levantado de la cama y han venido, pero no estaban. Pequeños detalles han fallado o faltado en el calentamiento y se notaba que no estaban. El comienzo del partido ha sido igualado pero este espejismo ha durado cinco minutos, lo que ellos han tardado en hacer una marca. Juego simple del Hospi pero contundente en su realización: fase, apertura, fase, apertura y a la tercera encontraban el hueco con unos centros y unos alas que saben fijar y pasar. Nosotros hemos salido con la misma mentalidad de la semana pasada, dar minutos a los jugadores no tan habituales y hoy, se ha notado, pero era la estrategia y no la hemos variado. Ellos tampoco han salido con su primer equipo completo.
La diferencia ha sido una vez más, la actitud. Ellos han dominado los rucks de una manera soberbia y nuestros ataques los han frenado casi siempre antes de la linea de ventaja. Nosotros hemos perdido balones en las fases de fijación por falta de actitud, no hemos placado y les esperábamos. El único factor que podía determinar que el partido pudiera ser nuestro, la sorpresa de salir a por todas frente a un rival superior, se ha diluido en apenas quince minutos porque después de hacer nuestra marca, una tarjeta amarilla de impotencia, ha mandado al traste cualquier atisbo de recuperación. 5-55 final de la primera parte y ellos han cambiado los cinco o seis grandes y nosotros también hemos cambiado a cuatro, el objetivo era que jugaran todos.
Con este resultado y los cambios el juego ha entrado en una mayor igualdad que no hemos sabido aprovechar. A ratos dominábamos hasta que nos robaban el balón y vuelta a pararlos que ahora era mas fácil. Hasta que en las postrimerías del partido, malas decisiones nuestras han provocado los tres ensayos de ellos, una lástima porque era el momento de hacer alguna marca pero hoy no era el día. 5-69
Mal partido, mala actitud, pequeñas cosas buenas pero faltan ganas de aprender y seguir peleando. Nos vemos el martes y espero que esta semana no haya excusas.”