Lo teníamos difícil porque jugábamos en su casa y se añadía el cansancio de haber colaborado casi todo el equipo en la magnífica Trobada de Tarragona y se añadía a última hora la baja de un peso pesado del equipo. Pero aún así, de los veintiséis que forman el total del equipo, veinticinco subieron al autobús, tres de ellos lesionados. Tocaba la tercera más fea del grupo, Barça, que junto a SantBoi y Sant Cugat forman un trio intratable, pero el buen partido realizado la semana pasada con el líder, nos hacía concebir esperanzas. Además el refuerzo de los infantiles de segundo año, añadían más optimismo para conseguir romper la racha de derrotas.

Después de jugar un tú a tú durante varios minutos con el local, un error pone la touche en nuestra 22 a su favor. Ellos montan el maul y nosotros caemos en su trampa y después de unos instantes de buena defensa, su buen hacer, consigue la tercera marca. Un 19-0 que era justo pero quizás excesivo para lo que se veía en el campo. Entonces vinieron los casi quince minutos mas interesantes de este equipo en toda la temporada. Dominio absoluto del juego en todas sus fases y en momentos parecía que se iba a dar vuelta el partido. Se hizo la marca a cinco minutos del final de la primera y seguimos atacando con ganas, poniendo en peligro sus balones y conservando los propios. Sólo la gran defensa de ellos evitó que el marcador se contrajera aún más. 19-5 y final de la primera.

Buena charla, buen calentamiento y buenas vibraciones pero sigue faltando la ambición de dominar el partido desde el principio. Nuestro equipo sigue saliendo a verlas venir pero, ahora si, no perdemos los rucks y a los contrarios les cuesta más tiempo entrar, pero aún entran. Ayer fue culpa de la falta de postes, o de la poca concentración de estos, el pasillo que encontró el Barça para hacer sus dos primeras marcas. Mientras se veía un Tgn que cuando tenía la posesión dominaba y avanzaba pero aún, nos falta la confianza que dan las victorias para mantener la cabeza fría con la posesión y queremos definir rápido, y eso nos obliga a cometer errores.
En resumen 33-5, y como la semana pasada huele y sabe a victoria porque los jugadores son conscientes de que están avanzando, quizás tarde, pero avanzan. Ambientazo de grupo y deciden acudir a los playoffs del quinto al octavo, y nosotros con ellos a muerte!
La segunda parte fue un tú a tú constante. Casi todo el partido se jugó entre 22 y 22 y tan solo un par de errores: un balón que no sale desde un golpe y un fallo de placaje, abrieron la puerta de nuestra marca al Barça. Tuvimos muchos balones pero quizás el cansancio acumulado provocó demasiados errores propios que nos dejó sin ataque eficaz. Ya hacia el final perdimos balones porque llegábamos tarde a los rucks. Un 14-0 final en la segunda parte.
Felicidades y nos vemos el martes.
 
Diego de Orbaneja