Segundo partido de temporada para el equipo senior femenino, que se desplaza al campo del CEU con escasos 13 efectivos para afrontar un partido que se presenta difícil contra las campeonas del año pasado. Comienza el partido con melés pactadas y superioridad clara del equipo de casa, pero el Tarragona a base de una dura defensa y buen posicionamiento en el terreno de juego, consigue mantener al rival a raya, quienes a duras penas consiguen abrir una pequeña brecha de 10 puntos a 0 en el marcador. Casi en el minuto 40 de la primera parte, una pelota robada por Paula Orbaneja da lugar a la jugada de ensayo de las visitantes que tras la buena transmisión detrás de la defensa donde venia en apoyo Silvia Roca, pase final a Ana Jorba, quien ensaya prácticamente bajo palos y la transformación de Marta Modol que no perdona, llevan el marcador a un 10-7 poniendo en apuros serios a las vigentes campeonas, que reaccionan aprovechando la superioridad numérica y se  van con un 15-7 al descanso.

Comienza el segundo tiempo y el Poble Nou se lanza como un torbellino contra el Tarragona, con un cambio de táctica, visto que las rivales estando en inferioridad numérica les están plantando cara, e intentan, a base de jugar con la primera línea y con pases detrás de la defensa, buscar el hueco que no encontraban en la primera mitad. A base de insistir sobre el minuto 15 llega el tercer el ensayo de las anfitrionas con la conversión y se van a un marcador de 22-7. Siendo el resultado y el numero de jugadoras desfavorable para el Tarragona, estas no dan el brazo a torcer y luchan por el partido hasta el último minuto pero la perseverancia del rival junto a pequeños errores frutos ya del agotamiento dan el quinto ensayo al Poble Nou y termina el partido con un 27-7, que lejos de parecer un mal resultado para les Voltors se toma como una victoria de equipo, la capacidad de sufrimiento, saber estar, comunicación, capacidad de lucha etc. son admirables y un orgullo para cualquier aficionado a este deporte.  

Arkaitz Ibarguen